Lugares visitados

4 de noviembre de 2012

(129) GENTES DE LA INDIA:

Son imágenes que se van acumulando en la retina, después en la memoria y finalmente en el corazón. Es el sedimento emocional de un viaje a la India: sus gentes, ancianos, hombres y mujeres, sus niños y niñas, prematuramente adultos, que se levantan con el sol para luchar por la supervivencia. La dureza de algunas imágenes es tan solo comparable con la ternura que provocan. Es el espectáculo de la vida, que no puede dejarnos impasibles. Tanta tristeza, tanta miseria y, a la vez, tanta belleza, tanta dulzura, tanta generosidad. No es posible volver de la India sin un pellizco en el corazón, sin un poco de melancolía, sin una de esas sonrisas infantiles clavada en lo más profundo del alma.
En nuestro viaje por la India hemos visto a sus gentes, hemos disfrutado de su humanidad, de su misticismo, de su laboriosidad inagotable, de su cordialidad y de su compañía. Aquí dejo algo de lo que hoy ya es un recuerdo imborrable.
Algunas de las fotos del siguiente video me han sido prestadas por nuestros amigos del grupo Annapurna, con los que hemos compartido este viaje. Su acertada iniciativa de incorporarlas a nuestro archivo común de Dropbox me ha permitido enriquecer este modesto post, dedicado por supuesto a todos ellos.


2 de noviembre de 2012

(128) MI BLOG CUMPLE 4 AÑOS.

 
!Cuatro años ya! y parece que fué ayer cuando tuve la ocurrencia de iniciar un blog personal y de viajes sin tener la menor idea de cómo hacerlo. Desde entonces he ido aprendiendo algunos trucos y copiando ideas de todos los magníficos trabajos que existen en este curioso mundillo de los blogueros. Todo un universo al que es un placer asomarse de vez en cuando, robando un poco de tiempo de aquí y de allá, durmiendo a veces un poco menos de lo necesario y conviviendo -siquiera sea de manera virtual- con tantas personas que comparten esta misma afición.
 
Mi agradecimiento sincero a todos ellos y de manera especial a los que tengo enlazados entre mis favoritos, a varios de los cuales considero ya mis amigos. Y mi agradecimiento también a los 75.000 visitantes, la mayor parte anónimos, que han curioseado en mi alfombra voladora. Así pues, sigamos en ruta y vayamos a por el quinto año.