Lugares visitados

14 de febrero de 2010

(67) JERUSALEN: AMENAZA DE BOMBA EN EL MURO DE LAS LAMENTACIONES:


En diciembre de 1988 me encontraba en Israel. Una mañana en Jerusalén decidimos visitar el Muro de las Lamentaciones. Para ello, nos dirigimos a la ciudad vieja, entrando por la puerta de Damasco.
Abajo: vista general del Muro de las Lamentaciones. En la parte inferior izquierda de la foto, en primer término, se observa el puesto de control militar existente a la entrada de este lugar sagrado para los judíos. Este control es muy riguroso, ante el peligro de que puedan introducirse en el recinto algún tipo de armas o explosivos.
El recinto de oración, el más próximo al Muro, se encontraba muy animado con una gran cantidad de fieles dedicados a las lecturas sagradas y algunas otras ceremonias religiosas.
En un determinado momento, se produjo la rápida llegada de un reducido grupo de policías y militares que, con toda celeridad, nos obligaron a desalojar el recinto y agruparnos en la parte más lejana del Muro. Al parecer, se había detectado un objeto sospechoso, con apariencia de tener un artefacto explosivo en su interior.
El despliegue fué inmediato y la gente evacuó la zona con la mayor tranquilidad. Era evidente que se encontraban bastante habituados a estas emergencias y que cada uno sabía lo que tenía que hacer. Desde luego, no aprecié en ninguno de los presentes el menor nerviosismo.
En la foto siguiente se puede observar la zona del Muro, completamente vacía después de la evacuación. El artificiero desciende de su vehículo y se dirige a inspeccionar el objeto sospechoso.
El público se mantiene a una prudencial distancia, observando con curiosidad las evoluciones del artificiero. Como se observa en la siguiente foto, ninguno de los asistentes muestra la menor señal de alarma. La tranquilidad en la plaza era verdaderamente sorprendente.
Terminada la inspección del objeto sospechoso, el mismo es retirado por el artificiero en su vehículo y puedo, finalmente, acercarme hasta el propio Muro, una vez que a la entrada del recinto se me facilita una kipá de cartón para cubrirme la parte superior de la cabeza, de uso obligatorio en los cementerios, sinagogas y otros lugares sagrados, según prescriben las normas religiosas judías.
Una vez pasado el susto, me dirijo a la explanada de las Mezquitas, pensando en que, afortunadamente, todo ha quedado en una anécdota que tal vez algún día pueda contar a mis nietos.

13 de febrero de 2010

(66) BILLETES DE LAS ISLAS MALDIVAS:

Me ha parecido muy original la idea de otros blogs de publicar los billetes de algunos paises exóticos visitados. Esta es mi pequeña contribución a ese proyecto, como homenaje al blog precursor de la idea, "Intentando recorrer el mundo", de nuestra admirada viajera María Eugenia, que tengo entre mis favoritos y cuya visita recomiendo a quienes sienten la necesidad de viajar y conocer nuevos sitios y culturas.

Los billetes, de 20 y 10 (rufiyaa) o rupias maldivianas, los conservo como recuerdo de nuestro viaje a estas maravillosas islas, hace ya algunos años. Allí, en el atolón de Ari Sur, transcurrieron dos inolvidables semanas, perdidos en el pequeño islote del Lily Beach Resort.

Como anéctoda puedo afirmar que, en las dos semanas, jamás -y digo bien, jamás- tuvimos que utilizar ningún tipo de calzado.

7 de febrero de 2010

(65) ROYAL BRASS QUINTET: BEATLES FOREVER.

Dentro del ciclo de Conciertos de Cámara que organiza la Asociación de Amigos de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, el ROYAL BRASS QUINTET nos ha ofrecido esta mañana un magnífico y variado programa en el Auditorio del Conservatorio Superior de Música "Cristóbal Morales" de nuestra ciudad.

En la fotografía anterior, que corresponde a dicho concierto, los componentes del Royal Brass Quintet saludan al público asistente. De izquierda a derecha de la fotografia figuran sus actuales componentes: el croata Denis Konir (trompeta); el brasileño Fabio Brum (trompeta) que recientemente ha sustituído al anterior miembro del quinteto Douglas Mac Clure (trompeta), hoy actual Manager del grupo; el alicantino Javier Rizo Román (trompa); el valenciano Francisco Blay Martínez (trombón); y el estadounidense Daniel Stofan (trombón).
***
El quinteto (integrado por músicos miembros de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla) comenzó su programa recorriendo los más diversos estilos musicales: el Saints´Hallelujah (Haendel) y el Aria de la Reina de la Noche de "La Flauta Mágica" (Mozart) y dos grandes éxitos del Tijuana Brass -The Lonely Bull (Sol Lake) y Spanish Flea (Julius Wechter)- sobradamente conocidos. También dentro de la I parte del programa, ofrecieron unas magistrales interpretaciones de música de los años 20: The Sheik of Araby; April Showers; Carolina in the Morning; y, finalmente, Second Hand Rose. Sencillamente geniales, sin olvidar su vena humorística.
***
En la II parte del programa, tras la delicada interpretación del Dúo de las Flores de "Lakmé" (Léo Delibes), el Royal Brass Quintet nos demostró -una vez más- que Los Beatles siempre estarán presentes en el panorama musical de los siglos XX y XXI, interpretando tres de sus más conocidas canciones: "When I´m 64", "Yesterday" y "Eleanor Rigby".
***
En el siguiente video, el Royal Brass Quintet interpreta "Yesterday", iniciando el solo de trompeta el anterior miembro del quinteto Douglas Mac Clure, actual manager del grupo.
(Nota curiosa de este video: el trompetista que ocupa el extremo izquierdo del escenario, junto a Douglas, es el croata Denis Konir, aunque su habitual y reluciente calva se encuentre camuflada bajo la divertida peluca "beatle" utilizada para la ocasión).

El programa finalizó con la Marcha de "Aida" (Verdi) y un compendio de canciones del más genuino estilo Dixieland Revival (jazz-hot de principios del siglo XX, en los que predomina la improvisación y los instrumentos de metal): "When the Saints Go Marching In", "Just a Closer Walk with Thee" y "Battle Hymn of the Republic".

En resumen, un gran éxito -otro más- del Royal Brass Quintet y un gran acierto de la Asociación de Amigos de la ROSS.

6 de febrero de 2010

(64) ELISABET LEONSKAJA CON LA REAL ORQUESTA SINFÓNICA DE SEVILLA:

El pasado viernes 29 de enero asistimos, en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, al 11º concierto de abono de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), bajo la batuta del director alemán Gerd Albrecht (Essen, 19.07.1935).

Una idea de su personalidad nos la ofrece la siguiente anécdota: En cierta ocasión le preguntaron a Gerd Albrecht en una televisión alemana quién le parecía que era el mayor compositor del siglo XX. “Aunque me encuentro sentado aquí en Munich al lado del señor Sawallisch, debo decir que no es Richard Strauss; es Leos Janácek.” Y eso enfureció sobremanera a Sawallisch (famoso pianista y director de orquesta, nacido precisamente en Munich, reconocido intérprete de la música de Strauss).
***
Gerd Albrecht, un hombre de sólidas convicciones, luchador incansable por causas que podrían echar para atrás a muchos, este director en ocasiones controvertido, ha hecho suyas las músicas de un formidable abanico de compositores, desde una larga lista de destacados autores contemporáneos hasta los compositores como Viktor Ullmann, Gideon Klein, Hans Krása, Erwin Schulhoff o Pavel Haas, sin dejar nunca de lado a los grandes maestros de inicios del siglo XX.

Comenzó precisamente este concierto de abono con la Sinfonía nº 2 de Erwin Schulhoff (Praga 1894-Weissenburg 1942). Este compositor, tantas veces ignorado, murió de tuberculosis en el campo de concentración de Wülzburg (ubicado en la periferia de Weissenburg in Bayern), en donde fué recluido por el régimen nazi por su doble condición de judío y comunista. De su interesante sinfonía nº 2 merece destacarse, por su originalidad, el tercero de sus movimientos (Scherzo alla jazz. Allegro assai), con mezclas de blues y foxtrot, intrumentados con banjo y saxofon.

***

En esta ocasión, la llamada gran dama del piano Elisabet Leonskaja, nacida en Tiflis (Georgia) aunque afincada en Viena (ciudad en la que en 2006 recibió la Gran Cruz de Honor de las Ciencias y las Artes de 1ª Clase, el premio más prestigioso de las artes en Austria), interpretó el Concierto para piano y orquesta, Op. 54 de Robert Schuman.

En el siguiente video, Elisabet Leonskaja interpreta el allegro appassionato del Concierto para piano nº 2 de Brahms, bajo la dirección de Paavo Järvi (Tallin-Estonia) en Tel Aviv (2001):

Tras el descanso, la ROSS ofreció una selección de tres de las partes de Má vlast, Mi patria del compositor checo Bedrich Smetana (1824-1884).

La parte 2ª, Vltava (El Moldava) es, sin duda, una de las piezas más interpretadas de este compositor, basada en una antigua melodía popular checa. En el siguiente video, la Orquesta Filarmónica Checa, bajo la dirección de Rafael Kubelik, la interpreta en el Festival de Primavera de Praga, en 1990:

5 de febrero de 2010

(63) EN LA EUROPA DEL WIENERSCHNITZEL:

De todos los grandes inventos de la Humanidad, tres de ellos ocupan -a mi juicio- un lugar destacado: la penicilina, la minifalda y el "wienerschnitzel". Quienes hayan viajado por los países de habla germana ya sabrán de qué estoy hablando. Para los profanos diré que el wienerschnitzel es algo más que un plato: es el elemento más común y definitorio de la gastronomía de Austria, Suiza y Alemania. Deben ser millones los hambrientos turistas que han salvado su vida gracias a este soberbio reponedor de fuerzas. Como su propio nombre indica, se trata de un filete (schnitzel) empanado a la vienesa (wiener). Pero es algo más que un mero filete empanado. Un italiano, quien inmediatamente se atribuirá la paternidad de tan insuperable invento, os dirá que no es más que su genuino scalope alla millanesa. Un andaluz lo bautizaría de inmediato como un "bisté empanao".
 
Pero el wienerschnitzel en estos tres paises alpinos (y en algunos otros que también han incorporado esta denominación) es casi una religión. Muy difícil os resultará encontrar un restaurante (gastätte, gasthaus o gasthof, que así se denominan, aunque cada uno de estos nombres tiene su matiz) donde este plato no ocupe un lugar principal, "prominente" (como diría un alemán), en su menú o speisekarte. Por supuesto, ese lugar siempre estará entre los hauptgerichte o platos principales (pido perdón de antemano por las faltas ortográficas que pueda deslizar, pero mi conocimiento del idioma es bastante chapucero).

Se os presentará siempre coquetamente adornado con su rodajita de limón y generosamente acompañado de ensalada de patatas o pommes frites (así, en francés, en todas las cartas). A menudo lo servirán también con un poco de confitura de arándanos o preiselbeeren (aunque, en teoría, este acompañamiento o beilage debiera reservarse para las carnes de caza mayor o wildfleisch).

El genuino wienerschnitzel debe ser siempre de ternera (von Kalb). Nunca olvidaré el mal momento pasado en una cena en el Hotel Gasthof Kreuz, en Wolfach (valle del Kinzig, en pleno corazón de la Selva Negra), cuando pregunté al maitre si el wienerschnitzel que anunciaban en su carta era de ternera. Estuvo a punto de echarme del local ante tan ofensiva pregunta. Y esta anécdota os enseñará la primera regla: si la carta no especifica otra cosa, el empanado siempre será de ternera de primera calidad. Sólo cuando el menú lo advierte expresamente, será de cerdo (von Schwein).

La fotografía anterior corresponde al soberbio ejemplar (de dos piezas, además) que me tocó en suerte lidiar en el Ratskeller München situado en plena Marienplatz de Munich, en los sótanos (keller) del Ayuntamiento antiguo (sí, el de las figuritas que desfilan en la torre del reloj). En la foto se aprecia el empanado servido con todos sus avíos (no olvidaron el limón; está dentro de la bolsita). Por supuesto que, tras una ardua faena, pude con el morlaco, que fué convenientemente banderilleado y muerto a estoque.
 
Pero, al menos porque el nombre de este plato nos recuerda su origen vienés, no puede olvidarse que la capilla sixtina del wienerschnitzel se ubica precisamente en esta bonita ciudad, en el conocido restaurante Figlmüller, muy cerca de la plaza de la catedral, en un típico pasaje peatonal.
 
 Allí lo tienen muy claro: te sirven el filete empanado más grande de toda Austria (y, en lo que respecta al tamaño -no al grosor- yo añadiría que, por lo que conozco, también el más grande de toda la región de habla alemana).
 
 
La siguiente foto está tomada de la página web del Figlmüller y puedo garantizar que todos los ejemplares que se sirven son de semejante porte: tamaño de rueda de camión. A este lugar, evidentemente, se va a lo que se va: a tomar el "filetito" con ensalada y una botella fresca de grüner veltliner o algún otro vino de la tierra.

(Veltliner significa en alemán "procedente de la Valtellina" (zona de la Italia alpina) y grüner significa "verde", por lo que el nombre de la uva significa 'la valtelinesa verde').